lunes, 20 de febrero de 2017

Lo que de verdad importa (El Sanador)





Una película nacida con un objetivo muy concreto, cargada de buenas intenciones y que condiciona mucho dar una opinión.

Hablando puramente desde el punto de vista cinematográfico, es una película normal, del montón, por así decirlo, previsible, en una historia que no da pie a ninguna dificultad de comprensión.

Para algunos, muchos, incluso un panfleto buenista, donde todo es bastante previsible y cuyo mensaje pseudo religioso, puede herir a las almas sensibles.

Pero, siempre hay un pero, la obra va más allá de la típica historia de chico conoce a chica, chica no quiere, chico se aparta, aparece un ángel y …

O niña desahuciada, más fresca y sabidilla imposible, que da una lección de vida, a todos los que la rodean.

O cura desengañado, que recupera sus creencias, tras una crisis mortal.

O, lo más difícil, un ser con un poder extraordinario que no quiere aceptar.

El protagonista, puro desastre personal, jugador y mujeriego, endeudado y perseguido, acepta in extremis un viaje, como vía de escape.

A partir de aquí se van sucediendo una serie de cosas, que dejas pasar, aunque no comulgues mucho con lo que vas viendo venir.

Es una historia simpática, la chica es mona y el chico sabes que le has de cogerle cariño.

El cura es bueno, porque es gordo, y todos lo son.

El pariente que lo rescata de su desastrosa vida y le propone algo aparentemente difícil de asumir, es lo suficientemente misterioso, para hacerte la cosa intrigante.

La niña, es imposible de creer, nadie a las puertas de la muerte, puede ser tan coherente y preocupado por la vida de los demás. ¿Oh sí?

En fin, una película, con la intención de recaudar fondos para ayudar a la lucha contra el cáncer infantil, merece todos nuestros respetos e ir a verla cuanto antes.

Se pasa un rato entretenido, tiene situaciones divertidas y sales con una sonrisa en la boca.



Sarrià, 20 Febrero 2017.

16 comentarios:

  1. Te puedes creer que pensaba ir a verla? Me dijo mi hermana (tuvo cáncer de mama) más que nada porque con ello se colabora en la lucha contra el cáncer infantil.

    Ya te contaré...

    Creo que sí, que muchas veces cuando se está a las puertas de la muerte la actitud de mucha gente cambia, se es más coherente, se da valor a lo importante y quizá se ayuda a los demás para dar sentido a esto que llaman vida, pero bueno, es sólo algo que supongo, porque creo que no estoy a las puertas de la muerte.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Razón de más para que vayas a verla, es por una buena causa y pasas un rato distraído.
      Besines.

      Eliminar
  2. Pues no sé si es de las que me apetece más ver en la tele...
    En todo caso, tengo que ponerme las pilas para volver al cine.
    Besos, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por una buena causa, si merece ponerse las pilas :)
      Besos Celia!

      Eliminar
  3. Como bien dices....para pasar el rato
    Buena semana
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasar el rato y apoyar una buena causa :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No dispongo de juicio necesario como para 'justificar' este tipo de pelís con carga evidente de filantropismo... No es eso. La película, que no pude terminar de ver, me pareció en sí misma, como mensaje, una frivolidad innecesaria habida cuenta de la enorme concienciación que existe hacia el tema del cáncer infantil.
    Pero bien estará que la Ciencia y la Medicina y la Sociedad estemos alerta
    aun a riesgo de soportar malas pelis, jejeje


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola P MPilaR, sin ser una gran película, tampoco se merece una descalificación, aunque si considero que sin su labor filantrópica quizás no la hubiera visto, no lo sé.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola guapo paso per aqui per agrair.te tot el que fas per el meu blog.
    Es molt d,agrair.
    Gracies
    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna! Un placer visitarte, tienes cosas muy chulas.
      Gracias a ti!
      Besos.

      Eliminar
  6. Verás, a lo mejor soy injusta pero está claro que Paco Arango su director, que además es hijo de un grandísimo hombre de negocios sabe cómo camelarse a los espectadores, con la disculpa de recaudar para una buena causa nos endilga una peli topicazo made in American beauty jaja pero en fin, seamos bien pensantes y solo por la buena causa cerremos los ojos ; )

    Un besito FRED!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón, pero los chicos de la asociación salen benefiviados y al final es lo que importa.
      Un besito María.

      Eliminar
  7. A veces apetece ver esas películas que tienen como fin que los espectadores salgan con una sonrisa, pues bienvenidas también que hay muy pocas sonrisas y son muy buenas. Y si encima tiene un objetivo solidario mejor que mejor.
    Un beso y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una peli que no decepciona, ya sabes a lo que vas y sales satisfecho sin ser una gran obra. Encima es por una buena causa. Qué más quieres?
      Un beso y buen finde!

      Eliminar
  8. Alfred, vi la película la semana pasada, fui por su buena causa, y aunque es un cuento previsible me gustó, quizás lo de las puertas de la muerte de la niña lo menos real era su aspecto, porque yo por desgracia he visto morir a 3 familiares de cáncer, mi sobrina la mayor ha sido la última, siguió con su sonrisa hasta el final, dio no pocos y buenos consejos, no fue dando pena con su enfermedad, lo descubrió , espero la sentencia y se lo dijo a sus padres y hermanos, fue a ver a toda la familia sin decir lo que tenía el resto de la familia, yo vivo más lejos y hacía meses que no la veía, casualidad o destino hablamos unos días antes, y la dije te noto cansada necesitas vacaciones, y me dijo en septiembre me voy de vacaciones, el 17 de septiembre moría, pero mi hermana ( su madre )y su pareja quisieron que yo la viera mientras dormía, porque ella se había acordado de que hacía mucho que no nos veíamos. La enfermedad no cambia el alma de las personas, algunas personas se escudan en ella para llamar la atención, pero ¿ no es lo que hacían sanas? me pregunto. Me gusto la película, lo triste que en la realidad la niña muere, mi sobrina tenia 38 años, y por esos genes que heredamos no aparentaba 30, daba las gracias a las enfermeras siempre, no se fue cabreada con la vida, se fue tranquila, porque asi era ella en vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices, pues todos estamos rodeados, cada vez más por desgracia, de gente afectada por enfermedades relacionadas con el cáncer.
      Conserva el buen recuerdo de tu sobrina.
      Un abrazo.

      Eliminar